La participación ciudadana de la Mujer y su importancia en la Seguridad Alimentaria Nutricional

Tomando como referencia diferentes bibliografías que revisé con respecto a la participación ciudadana y el enfoque de genero, puedo resaltar lo siguiente, y es que si bien la participación de la mujer es crucial en la implementación de políticas públicas, muchas veces esta no es considerada, ya que se evidencia una constante inclinación hacia la victimización de la misma, y a la vez una deficiente valoración del potencial que la mujer pueda tener para poner en práctica su participación ciudadana, es por ello que en la revisión bibliográfica que revisé para este artículo, he buscado autores, los cuales han logrado identificar la participación de la mujer en movimientos sociales o políticas públicas, desde su implementación hasta su ejecución o activación, y en donde se toma en cuenta a la mujer como un ente clave dentro de la implementación de políticas públicas, abordando diferentes temáticas, tomando como referencia en este artículo la temática de la Seguridad Alimentaria Nutricional.

Tomando en cuenta esta premisa, se puede describir cómo es que en Sudamérica ha sido abordada la participación ciudadana de la mujer, así pues se puede mencionar a la experiencia de Brasil en 1964, fecha en la cual a partir de la crisis económica que afectaba al país, las clases trabajadoras empezaron a organizar protestas populares, dentro de las cuales las mujeres lograron organizarse en colectivos femeninos y tomaron las calles para exigir cambios políticos y económicos, exigiendo un cambio en el código civil; cabe resaltar que la principal motivación de las mujeres para dar lugar a su organización, fue que la situación económica y política del país estaba afectando directamente a sus necesidades domésticas, las cuales iban desde la alimentación de sus niños, hasta las protección social de sus familias, es por ello que a partir de la fecha citada fueron apareciendo movimientos, organizaciones y asociaciones de mujeres que abordan temáticas diversas, tales como asociaciones feministas, grupos de mujeres residentes, asociaciones católicas, grupos que abordan la exclusión de algunos grupos por la legislación política, asociaciones de mujeres profesionales, etc., dando lugar a procesos democráticos en beneficio de la comunidad. (Alterman. 1985)

Considerando los inicios de la participación ciudadana de la mujer, podemos evidenciar que si bien el inicio de la participación no se dio por intereses del protagonismo político femenino, sí se empezó a desencadenar para visibilizar las necesidades sociales de las mujeres, es por ello que se considera que la visión desde la perspectiva de una mujer, es relevante para poder evidenciar una visión integral, y no sesgar las políticas públicas a solo necesidades de ciertos grupos (Economic and Political Weekly, 1991)

Una vez analizada la participación de la mujer, y como esta ha sido abordada en diferentes bibliografías, se ha podido evidenciar que una de las problemáticas por las cuales las mujeres se organizan y activan, es la inseguridad alimentaria, abordada desde enfoques distintos tales como el deficiente acceso económico o social de los alimentos hasta las problemáticas en la agricultura familiar, y esto debido  a que la mujer generalmente asume el papel de ama de casa o de administradora del dinero de la canasta básica dentro de un hogar, lo cual da lugar a que ella pueda evidenciar dicha problemática con mayor énfasis, y por lo cual se pueda generar una indignación a tal punto que logre impulsar el levantamiento y organización de las mismas, frente los factores desencadenante de la inseguridad alimentaria, los cuales pueden ser crisis económicas, políticas o sociales (Hunt. 2010)

Es por ello que hablando del tema de inseguridad alimentaria, se puede evidenciar que la problemática ha sido abordada como consecuencia de la inequidad y desigualdad social, la cual se encuentra mucho más instaurada en países de Sudamérica, esto como consecuencia de los fenómenos que se desarrollan a partir de la desigualdad: explotación, discriminación y exclusión, los cuales tienen un impacto mayor en mujeres de zonas rurales, trayendo como consecuencia pobreza y hambre. (Vizcarra Bordi. 2008). Así también puede hacerse una conexión entre las crisis económicas y la desigualdad, haciendo referencia a que estos son factores que siguen comprometiendo a la sostenibilidad y habilidad de mantener el sistema alimentario a largo plazo (Figueroa Pedraza . 2005).

Si bien se ha visto a la inseguridad alimentaria nutricional como a una de las problemáticas que vulneraban a la mujer, cabe resaltar que existe una relación entre los derechos de la mujer, la calidad de vida y la seguridad alimentaria nutricional, explicando que si esta padece de hambre o de malnutrición, se vulnera no solo sus derechos, sino también los de su generación, contribuyendo a una baja calidad de vida de la comunidad en donde esta se desarrolla, de igual manera se puede mencionar que el nivel educativo es uno de los factores determinantes dentro de la seguridad alimentaria, ya que se ha delimitado que a más nivel educativo de la mujer, menores son los casos de inseguridad alimentaria nutricional en una población (Reina – Rodríguez. 2003, Bernal – Lorenzana. 2005).

Como conclusión en este análisis, la participación de la mujer en relación a una de las problemáticas que veo día a día en mi ámbito profesional, la inseguridad alimentaria nutricional, es necesaria, ya que la mujer forma parte de una de las poblaciones más afectadas por la inseguridad alimentaria, es por ello que su accionar no solo debe ser considerado, sino también visibilizado como un determinante importante para garantizar la correcta nutrición en una población, considerándosele un agente protagónico dentro de la implementación de políticas públicas enfocadas que busquen garantizar la seguridad alimentaria nutricional y el respeto al derecho a la alimentación.

Escrito por:

Jessica Huaman

Nutricionista y Dietista. Especialista en nutrición pública y alimentación saludable y Políticas Publicas de Juventudes. Postgrado en Ciencia Política y gobierno con mención en políticas públicas y gestión pública. Fundadora y Presidenta de Nutriedúcate Perú