La ortorexia: el lado obsesivo de la alimentación saludable

Todo extremo siempre es malo. Seguramente has escuchado esta frase y creo que se aplica para todo en la vida. Hoy lo veo claramente en el ámbito de la alimentación saludable y natural.

Si todo el tiempo tu alimentación es pobre en nutrientes y se basa en antojos de comida chatarra es muy probable que enfermes, pero ¿qué ocurre cuando estás al otro lado?, es decir, si te haz obsesionado en comer sólo comida saludable y de características específicas.

Ese otro lado oscuro lo llaman ortorexia, y aunque no es oficialmente reconocido por el DSM (Manual de Diagnóstico y Estadísticas de Trastornos Mentales) se considera un trastorno de la conducta alimenticia. Esta enfermedad ha sido investigada por el psicólogo americano Steven Bratman, quien publicó el libro “Health food junkies”, él indica que esta fijación compulsiva se basa en la calidad y pureza del alimento que se consume, no en la cantidad.

Una persona que sufre ortorexia, siente ansiedad por comer únicamente orgánico, sólo frutas, sólo alimentos crudos, sólo vegetales, sin conservantes, sin grasas… incluso hasta la forma de preparación, es decir que las verduras sean cortadas de determinada forma o que los utensilios utilizados hayan sido de un
material específico como cerámica o madera.

Incluso, en este pensamiento inflexible, olvidan sustituir los alimentos que rechazan (como carne, grasas, harinas refinada…) por otros que puedan aportarle los mismos o mejores valores nutricionales. Elevando el riesgo de desarrollar anemia, tener deficiencias de vitaminas o aminoácidos, falta de energía.

Siempre he creído que esta fijación en la alimentación, como otros trastornos alimenticios, es un medio para evitar otras situaciones de la vida, esconder sentimientos de culpa, baja autoestima o algún evento o experiencia personal muy dolorosa no superada. Las consecuencias no sólo son físicas y psicológicas, la persona también puede aislarse socialmente.

Hay muchas formas de aliviar el estrés o revertir estos patrones de conducta, lo más importante es encontrar el equilibrio en tu salud, por eso te dejo algunas ideas:

  • Siempre busca la ayuda de un médico o terapeuta calificado.
  • Sé flexible con tu alimentación y en otros aspectos de tu vida
  • Descubre tu propia bio individualidad escuchando a tu cuerpo (lo que me hace bien a mí, puede caerte muy mal a ti)
  • Permítete probar nuevas comidas y lugares.
  • Cocina, comparte y disfruta siempre entre amigos y con la familia.

Escrito por:

Carla Reategui

Health Coach en Salud Integral certificada en e Institute for Integrative Nutrition –NY USA. Creadora de Yerbatero Catering Saludable y "Que Estés Bien" programa de salud y bienestar integral. Buscadora incansable de paz interior y equilibrio del cuerpo, mente y emoción. Comunicadora y publicista especialista en branding