Consecuencias de una alimentación “Chatarra”

La comida chatarra hoy en día es una de las más consumidas por la población, es decir, es el tipo de comida que disfruta de la preferencia de los paladares peruanos, en comparación con otras opciones (comida casera, vegetariana, natural, etc.),  y esta preferencia no viene gratis, y es que la gran afluencia por parte de los comensales, viene como consecuencia de diversas características tales como, la rapidez en el consumo, lo baratos que son, el tamaño de las porciones, el fácil acceso, los sabores exacerbados, las cuales hacen llamativos a estos alimentos, contribuyendo así al posicionamiento de los mismos en más mesas peruanas.

Si bien, la comida chatarra tiene  las características adecuadas para hacernos la vida “más fácil”, debemos considerar que no siempre esta es la mejor opción, y esto debido a que el consumo de estos alimentos no nos traerá consecuencias adecuadas ni ahora ni en el futuro, es decir, el consumo de alimentos chatarra no solo nos puede traer sobrepeso a corto plazo, sino que también, contribuye al desarrollo de enfermedades no transmisibles, de tal manera que si bien la comida chatarra le hace la “vida fácil” ahora, debe considerar, que lo difícil vendrá luego, y que en un futuro, su cuerpo le pasará la factura de todo lo consumido.

Y usted se preguntará, ¿Cuáles son los alimentos que son considerados  “comida chatarra”?, pues bien,  la respuesta es simple, se considera dentro de este grupo, a los alimentos que no aportan ningún tipo de nutriente benéfico a nuestro organismo, y que más bien, por el contrario, nos aportan sustancias que pueden afectar a nuestra salud, trayéndonos consecuencias negativas y a veces hasta devastadoras de forma crónica e irremediable. Es así que se puede situar en este campo a alimentos como: papas fritas, pasteles, snacks, gaseosas, aliños (mayonesa, vinagreta), hamburguesas, embutidos (chorizo, hot dog, jamonada), jugos artificiales, etc. Dichos alimentos tienen componentes los cuales le pueden traer una serie de consecuencias negativas a su organismo, es por ello que a continuación se hará una lista de alimentos chatarra, situando a su costado el componente toxico, seguido de la enfermedad que trae como consecuencia el consumo de estos:

ALIMENTO COMPONENTE TOXICO CONSECUENCIA
Papas fritas Exceso de grasas trans Sobrepeso y obesidad, envejecimiento, celulitis cáncer, Alzheimer
Alimentos de Pastelería Exceso de grasa trans y azucares refinados Sobrepeso y obesidad, Celulitis, Diabetes.
Snacks Grasas trans, tartracina Sobrepeso y obesidad, cáncer, alergias
Gaseosas Exceso de azúcar, sodio, ácido fosfórico Sobrepeso y obesidad, diabetes, alergias, caries dentales, descalcificación, hipertensión
Aliños Grasas trans Sobrepeso y obesidad, cáncer, enfermedades cardiacas
Hamburguesas Grasas trans Sobrepeso y obesidad, hipercolesterolemia
Embutidos Grasas trans, colesterol,  nitritos cáncer a la boca,  esófago, estómago, vejiga, hipertensión, hipercolesterolemia
Jugos artificiales Exceso de azucares artificiales y colorantes Diabetes, obesidad, alergias

Como habrán notado, casi todos los alimentos chatarra producen obesidad, y es claro, el sobrepeso u obesidad, es la punta del iceberg, es decir, es lo primero que ayuda a evidenciar todos los cambios negativos que la comida chatarra trae a nuestro organismo, y es la consecuencia más inmediata y palpable que nos hace evidenciar que algo no está yendo bien en nuestro organismo.

Es decir, la problemática del excesivo consumo de comida chatarra, no debe solo ser tomado en cuenta solo por las consecuencias que trae en nuestra apariencia física (sobrepeso u obesidad, acné, celulitis, flacidez, envejecimiento), sino que también debe considerarse que la comida chatarra contribuye a una deterioro de la salud general de la persona, trayendo consecuencias mucho más graves a largo plazo, en la vida de la misma. Es por ello que el punto principal por el cual usted le debe brindar importancia a su alimentación, es la preservación de su salud.

Y recuerde, un cuerpo sano, siempre se verá bien

 

Escrito por:

Jessica Huaman

Nutricionista y Dietista, especialista en nutrición pública y alimentación saludable, con Postgrado en Ciencia Política y gobierno con mención en políticas públicas y gestión pública. con experiencia en docencia a nivel superior, formulación y ejecución de proyectos sociales relacionados a nutrición. Especialista en gestión de organizaciones juveniles y voluntariado enfocado a la promoción de salud.